Ya vamos para la semana que se celebró el Súper Tazón 53 y no habíamos comentado al respecto, los Patriotas de Nueva Inglaterra se alzaron como campeones de la NFL por sexta ocasión, luego de doblegar en un partido muy defensivo a los Carneros de Los Ángeles, resultado que los coloca junto a los Acereros de Pittsburgh como el equipo más ganador del Fútbol Americano Estadounidense desde la implementación del conocido “Súper Domingo”.

Ambos equipos llegaron al partido definitivo luego de pasar aceite en sus respectivas finales de conferencia, y, apelando al rendimiento promedio que tanto Carneros como Patriotas demostraron, se antojaba para que fuera un partido de muchos puntos, por un lado, Los Ángeles presumía ser la ofensiva número uno de la NFL con Jared Goff en los controles, y por otro, Tom Brady, como la institución que es, garantiza un espectáculo de pases de anotación.

Bueno, ni una ni la otra, el partido resultó ser demasiado defensivo, con varios récords rotos durante el mismo, como por ejemplo: Carneros se convirtió en el equipo con la menor cantidad de puntos anotados en el Súper Tazón, con tan solo tres unidades, además de ser el primer club en la historia de estos partidos en ejecutar la patada de despeje en ocho ocasiones consecutivas, lo cual justifica la pobre cosecha de puntos, y, por último, se unen a la lista de conjuntos que no pudieron anotar un touchdown durante el partido definitivo.

Asimismo, el Súper Bowl 53 pasa a la historia como el partido con la menor cantidad de puntos anotada, al terminar por pizarra de 13-3 en favor de los Patriotas, quienes imponen el récord de tener al mariscal de campo más ganador en la historia del Fútbol Americano en la figura de Tom Brady, quien suma su sexto anillo y continúa la colección en su mano derecha.

Una nutrida cifra de aficionados a este deporte ha comentado que fue un gran partido, donde las defensivas salieron a relucir, y bueno, ciertamente tienen un

punto importante, los Carneros jamás pudieron carburar y encontrar la fisura en la muralla de los Patriotas, pero si en algo tienen mérito, es que tuvieron el partido en el alambre hasta las últimas instancias.

No obstante, si tomamos en cuenta que el Súper Tazón es un evento que lo siguen más de cien millones de televidentes en todo el mundo, y de esos espectadores, la gran mayoría son aficionados de ocasión, el producto que la NFL le ofrece al mundo debe ser entretenido, y es ahí cuando un encuentro entre defensivas resulta aburrido, y esto causa que la audiencia disminuya; muestra de lo anterior es el número de seguidores del partido por televisión, el cual llegó a los 98 millones de telespectadores, la cifra más baja en los últimos 10 años.

Dejando de lado el encuentro, y entrando en otro de los atractivos del Súper Tazón como lo es el Show de Medio Tiempo, el espectáculo ofrecido por Maroon 5, Travis Scott y Big Boi quedó mucho a deber, resultando un tanto monótono, y decepcionando a millones de fanáticos que se quedaron con las ganas de ver a Bob Esponja cantar “Sweet Victory”, esto último fue un poco más hiriente, puesto que, al principio del espectáculo, pusieron por periodo de cinco segundos al popular personaje infantil, amagando con hacer una aparición estelar.

En general, fue un Súper Tazón para el olvido, carente de emociones o de episodios donde los aficionados se levantaran de sus asientos, caso contrario a partidos anteriores, como el de hace dos años, cuando los Halcones de Atlanta dejaron ir una ventaja de 18 puntos y vieron como los Patriotas se repusieron a la situación.

Para concluir, vale la pena hablar de Tom Brady, quien con este campeonato, ya suma seis éxitos en su exitosa historia como Mariscal de Campo, se podrán encontrar doscientos mil peros en torno a su trayectoria, pero debemos reconocer la hazaña lograda por este jugador californiano; en una liga tan competitiva, donde 32 equipos compiten por un título año con año, y con unos Patriotas de Nueva Inglaterra que no están ni cerca de ser el equipo más caro de la NFL, lograr seis anillos de campeón no es una tarea nada fácil.

Los “Pats” tienen una alta rotación de jugadores, los corredores, linieros ofensivos y receptores van y vienen año con año, pero Brady siempre se ha mantenido en pie, y desde el banquillo, Bill Belichick también ha permanecido al pie del cañón, escoltando a espigado mariscal de campo y formando la asociación más exitosa en la historia del Fútbol Americano.

No hay duda, Tom Brady es el mejor mariscal de campo en la historia de la NFL, y sí, reiteramos, quizás no sea del agrado de muchas personas, que lo apuntan como un jugador “tramposo” o “con suerte”, pero los hechos ahí están, seis campeonatos lo convierten en el mariscal más exitoso, superando con creces a las instituciones de este deporte como John Elway, Joe Montana, Dan Marino, Brett Favre, y el propio Peyton Manning.

Datos, no opiniones.

=0=

Con esto nos despedimos por hoy, les deseamos a todos un excelente fin de semana.

Hasta la próxima.