Tanto el gobierno como la iniciativa privada han disminuido la cantidad de recursos que destinan para adquirir, capital fijo, esto es, activos que se espera usar a largo plazo; carreteras, terrenos, edificios, instalaciones, maquinaria; con el fin de aumentar producción y/o la productividad.

 

Un país que quiera generar mas bienes y productos debe fortalecer su capital fijo. El máximo histórico de inversión en México, ha sido de 24% del PIB durante el cuarto trimestre de 2008. En diciembre de 2018 México destinaba 21.9%. Ese porcentaje ha descendido a 20.5% en julio de 2019.

Si un empresario invierte en capital fijo puede generar un mayor número de empleos, es más eficiente y competitivo, y puede mejorar la calidad de sus productos. Si el gobierno invierte en infraestructura y obra pública crea mejores condiciones para reducir los costos de transporte, producción y logística.

La tasa de crecimiento de la inversión hecha por el gobierno ha bajado en 11% y la tasa hecha por los empresarios privados se ha reducido 4%.

En su comparación anual, la Inversión Fija Bruta cayó -9.1% en términos reales en el mes julio. A su interior, los gastos en maquinaria y equipo total descendieron -12.8% y en construcción lo hicieron en -6.9% con relación a los de igual mes de 2018.

¿Es acertada la decisión del gobierno federal de, por ejemplo cancelar los dos mil millones de pesos para el programa de obras de carreteras y servicios básicos en comunidades indígenas y, en lugar de ello, entregarlos en efectivo a adultos mayores, o discapacitados?

¿Es acertada la decisión de muchos empresarios de desconfiar de la seguridad de su inversión por las decisiones que ha tomado el gobierno federal respecto al aeropuerto?