Al afirmar que el actual Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, no le cumplió al sector primario, el Presidente de la Comisión de Asuntos Agropecuarios del Congreso del Estado de Sinaloa, Diputado Serapio Vargas Ramírez, agregó que se debe revisar en dónde quedó el dinero que se etiquetó para el seguro catastrófico, tanto del año 2020 como del 2021.

Agregó que en el 2020 se destinaron 20MDP del presupuesto estatal para dicho rubro y solo se aplicaron 10, además de que en el presente año se etiquetaron 40 MDP y solo se han utilizado 15, siendo “elementos que pueden ser constitutivos para que exista una denuncia de auditoría. Si el congreso aprobó 40 millones, el gobierno va a decir es que se invirtió una parte porque no teníamos más dinero, entonces yo le pregunto ¿De dónde sacaron el dinero para los estadios, para los mil millones de publicidad, para el dron?”.

Vargas Ramírez dijo confiar en que a partir del primero de noviembre el Estado tendrá las posibilidades de comprar coberturas anticipadas, con el nuevo Gobernador Rubén Rocha Moya, pues se sigue contando por lo autorizado por la LXIII Legislatura, que debe pasar de cubrir 60 mil hectáreas a asegurar 160 mil, de las 162 mil sembradas de temporal.

Sobre si se debe o no auditar la administración de Ordaz Coppel, comentó que “No ocupo pedirlo porque ya lo pidió el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador les pidió a todos los nuevos gobernadores que auditen a los gobiernos que están relevando y actúen en consecuencia”.

Insisto, y ante ese comentario de él no se necesita que un diputado más lo haga, sin embargo, el tema de la impunidad provoca corrupción, atacar la corrupción implica ahorrar dinero y evitar que se fugue dinero, y ese dinero puede convertirse en acciones de bienestar para los más pobres de Sinaloa. Atacar la corrupción no se puede dar si no se ataca la impunidad, y si haces las 2 cosas eso va a generar que los más de 50mil millones de pesos de Sinaloa los disfruten los sinaloenses.

En cuanto a la revisión de las cuentas públicas del año 2020, proceso que se está realizando en el Congreso Local, manifestó que le corresponde a la Comisión de Fiscalización, pero “estuve ahí anoche y me di cuenta de que el gran problema en Sinaloa se llama impunidad. El área competente que está encargada de emitir los dictámenes año tras año ha detectado irregularidades ¿Y dónde están las denuncias? Yo anoche supe cosas muy graves de municipios que debieron haber sido denunciados y no han sido denunciados. De lo que escuché me preocupé. Hay que modificar la ley para que cuando una autoridad conozca hechos que pueden ser constitutivos de delito y no denuncie haya responsabilidad administrativa o penal, sin cortinas de protección y de impunidad”, finalizó.