Desde el martes 2 de junio he pensado en la pregunta “¿Qué esconde MORENA?”. Se la escuché a un Diputado de un grupo opositor en el Congreso del Estado de Sinaloa. La frase la usó para cuestionar sobre el cambio de fecha en el lanzamiento de la convocatoria para el inicio del proceso electoral 2020-2021, que originalmente debería ser presentada en el mes de septiembre y con la reforma a la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Sinaloa (LIPEES), se mueve hasta diciembre.

La idea de oponerse mediante este cuestionamiento “¿Qué esconde MORENA?” tenía relación con las condiciones en que fue aprobada la reforma a la LIPEES, que había pasado sin nada ni nadie que pudiera detenerla.

Los días posteriores a ello, ha venido a mi mente, en forma repetida, la “dichosa frasecita”. Y aquí estoy tratando de sacarla de mi cabeza mediante este texto.

Las ideas que se me han ocurrido han llevado mis pensamientos en tres direcciones. El primero no es necesariamente qué esconde MORENA sino ¿Qué tiene y qué le falta para iniciar el proceso electoral 2020-2021?

La segunda línea de pensamiento es ¿Cómo favorece o perjudica a quienes actualmente ocupan cargos de elección popular por parte de ese partido?

Y en tercer lugar ¿Cómo afecta al propio proceso electoral?

En primera instancia, es de todos conocido que MORENA en Sinaloa no tiene cabeza. Entre los fundadores, los arribistas, los fulanos y los menganos; no se han podido poner de acuerdo para que se identifique a alguien que le dé identidad. Lo más cercano a esa situación lo ha generado la Diputada Graciela Domínguez Nava, Coordinadora del Grupo Parlamentario en el Congreso del Estado pero, por la posición que ocupa, no por la influencia entre los militantes y/o simpatizantes; lo digo porque no es difícil encontrar las voces opositoras entre los agremiados morenistas o quienes dicen serlo. Además de que su peso político compite con Rubén Rocha, el Químico Benitez, Yadira Marcos, Merary Villegas, Victoria Sánchez; y si me exige un poquito, con Cecilia Covarrubias, Marco Zazueta y Horacio Lora.

Algo con lo que MORENA tampoco cuenta es con una estructura oficial. Vimos en la campaña del 2018 a un partido muy partido, con esfuerzos aislados que, de no ser por Andrés Manuel, seguramente no ganan casi nada. La estructura es tan inexistente que todavía quisiera que alguien me aclare quién recibe las prerrogativas estatales y cuándo y cómo se solventa su uso.

Hace unas semana se designó a Carol Arriaga como delegada de MORENA en Sinaloa ¿Y?

El 10 de junio publicó en su perfil de facebook:

“Carol Arriaga, delegada del #CEN de #Morena en Sinaloa, llamó al presidente interino del partido, Alfonso Ramírez Cuéllar, a concentrarse en el proceso de elección del nuevo dirigente nacional -cuyo plazo vence el próximo 26 de junio- y no pronunciarse por temas que son contrarios a los principios del movimiento, como sugerir la necesidad de que el gobierno de #México recurra al endeudamiento público, elevar impuestos, o que el #INEGI mida la riqueza de los ciudadanos”.

¿Así viene a nuestro Estado a generar unidad partidista?

Por otra parte, si la convocatoria se lanzara en septiembre ¿Quiénes serían los candidatos de MORENA? ¿Quiénes han demostrado nivel para representar al pueblo y “seguir siendo la esperanza” de Sinaloa? Me parece que CANDIDATOS, así en mayúscula, es algo que tampoco tiene MORENA. Si todavía hay inconformes con el resultado de la tómbola en el 2018, imagínese que se pongan de acuerdo para el 2021. Tendría que haber otra tómbola, no es lo ideal pero es parejo.

Hablando de ¿Cómo favorece o perjudica a quienes actualmente ocupan cargos de elección popular por parte de ese partido? Habrá que ver las implicaciones en los cambios de fechas y lo que buscarán lograr en ese plazo ¿Reformarán la ley de manera que tampoco los representantes populares en nuestro Estado tengan que renunciar para buscar la reelección? ¿Será esa la intención y les alcanzará el tiempo y la capacidad de negociación? ¿O es solo mi imaginación y lo que buscan es un lapso mayor para preparar mejor a sus cuadros para competir de mejor manera? Al tiempo.

En cuanto a ¿Cómo afecta al propio proceso electoral? Tengo muchas dudas. Por ello y para no inventar, lo invito a ver el programa ANÁLISIS A LA UNA de este lunes 15 de junio. Hasta el momento tengo confirmada la presencia de la Consejera presidenta del IEES y el Vocal Ejecutivo del INE en Sinaloa. Pretendo resolver todas mis dudas y también las suyas. Eso creo yo.