En menos de 2 meses tendremos nuevo Gobernador, el Dr. Rubén Rocha Moya tomará las riendas de nuestro Estado, en una condición que, seguramente a él sí le han informado. Me parece poco probable que también le digan, y les crea, que el semáforo epidemiológico realmente está en amarillo.

Esto de los colores de la pandemia me causa muchas dudas. Si los números de contagios han disminuido tan dramáticamente como nos dicen día tras día, al grado de que solo en 3 municipios continúe habiendo más de 100 infectados activos, cuando hace unas semanas eran 12 los municipios en esa situación ¿Cómo es que la cantidad de fallecidos no disminuye y se mantiene alrededor de 20 diarios en el Estado?

Con el desconocimiento que acepto tener en la materia, me sigue alertando que con tantos muertos se pase a un color de semáforo de riesgo medio, si con muchos menos contagios se muere la misma cantidad de gente. Estamos ante una variante mucho más letal ¿No debería tratarse con igual o mayor precaución?

Confirmo lo que le decía hace unas semanas, sigo escéptico en cuanto a los números de contagios y sospecho de un manejo en pro de cumplir las órdenes que salen de Palacio Nacional.

Cuando menos en el SNTE 53 no se han doblado y el Profe Fernando Sandoval insiste en no volver a las aulas hasta que haya condiciones para ello.

Regresando a lo que puede ser el futuro de Quirino Ordaz Coppel, creo que saldrá en paz del tercer piso del Palacio de Gobierno. Incluso he leído comentarios de que pudiera dirigirse al Gobierno de México, de lo cual nadie ha confirmado nada ¿Se imagina a Ordaz Coppel como Secretario de Turismo? Mejor no le podría seguir yendo a sus hoteles.

Siguiendo con el “sospechosismo”, en el Congreso del Estado de Sinaloa, al parecer, hubo un acuerdo en el que los morenistas se comprometieron a ir a la campaña y, al regresar, retomar las mismas comisiones que habían dejado. Situación que no se cumplió en las Comisiones de Hacienda y Fiscalización.

El Presidente de la Comisión de Fiscalización era el Diputado Marco Antonio Zazueta, que regresó para quedarse con la de Hacienda. La Presidenta de la Comisión de Hacienda era la Diputada Victoria Sánchez, que regresó para recibir una puñalada por la espalda porque, aun cuando pertenece a 2 comisiones, en una es secretaria y en la otra vocal. Le hicieron “manita de cochi” con la presidencia de la Comisión de Hacienda, y la de Fiscalización, que presidía Marco Zazueta, se la dieron a Graciela Domínguez Nava.

Con estos cambios en comisiones, particularmente en la de Fiscalización que cumple funciones muy importantes en el mes de octubre ¿Se asegura la salida en paz de Quirino Ordaz? A pesar de todas las “acusaciones” que los morenistas han hecho en su contra ¿Le van a “planchar” la salida desde el Congreso? ¿Será aprobada la cuenta pública del 2020 ahora en octubre?

¿No confió Domínguez Nava en que Zazueta operara adecuadamente el apoyo a Ordaz Coppel desde la Auditoría Superior del Estado?

¿Se preparan otros ataques desde la Comisión de Hacienda a personajes como Jesús Estrada Ferreiro, Alcalde de Culiacán, y por eso se colocó allí a Marco Antonio Zazueta?

A menos de 1 mes de que tome protesta la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Sinaloa, esperamos conocer el rumbo que le den a esta segunda oportunidad que tendrá MORENA de ser mayoría, de demostrar si aprendieron a serlo o siguen actuando como minoría con alucinaciones de grandeza, o como mayoría con complejo de inferioridad.

Tal vez lo más definitivo en cuanto a la “purificación” de Quirino Ordaz será ver cómo jugarán sus cartas los priístas, partido al que en algún tiempo parecía pertenecer “el gober”; el Partido Sinaloense que tendrá una importante bancada en el Congreso que viene, y los 5 Diputados restantes que son 3 del PAN, 1 del MC y 1 del PT. Eso creo yo.