El viernes pasado, ante la resolución de la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, parecía caer un balde de agua fría sobre Héctor Melesio Cuén Ojeda, en particular sobre sus abogados, y sobre Jesús Estrada Ferreiro y el Químico Luis Guillermo Benítez Torres. Ni mencionar a los 6 candidatos a Diputados Locales que a fin de cuentas serían los más afectados.

La mentada resolución establece que no debieron confirmarse los registros impugnados individualmente que contendían bajo la modalidad de elección consecutiva, porque aun cuando habían sido registrados a través de una candidatura común, sólo podían ser postulados por alguno de los partidos políticos que los impulsaron en la elección inmediata anterior.

Esto, ya que contraviene lo dispuesto por los artículos 115 de la Constitución Federal, 117 de la Constitución de Sinaloa y el 14 de la ley electoral local que precisan que la postulación solo puede ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición o candidatura común que los hubiera postulado.

Hasta ese momento parece desmoronarse todo lo hecho durante los cerca de 50 días de campaña en los casos de quienes buscan la elección consecutiva, la reelección pues. En ese dilema están, como seguramente ya sabe, en Culiacán el Lic. Jesús Estrada Ferreiro, Mazatlán con el Químico Benítez, el Distrito 5 con cabecera en Ahome de Cecilia Covarrubias, el 11 de Marco César Almaral en Navolato, el 15 de Victoria Sánchez en Culiacán, el 16 de Marco Antonio Zazueta también de Culiacán, el 20 de Alma Rosa Garzón y el 22 de Flor Emilia Guerra, ambos de Mazatlán.

Los candidatos morenistas tendrían que dejar de lado la estructura del PAS, que no solo los había sostenido durante la campaña, sino que también los defendería el día de la elección. Una resolución que obliga a dividir los votos, que hasta ese momento se sumaban, entre morenos y pasistas.

Había que pensar en si se continuaba en el proyecto o se defendía el partido, ya que, de nombrar candidatos propios, el PAS descobijaba a 8 candidatos, y de no hacerlo arriesgaba hasta el registro, ya que no tendría los votos de las 2 ciudades más grandes de Sinaloa, por ende, de la mitad de los votos del estado, junto con varios de los distritos más poblados y con mayor cantidad de electores.

Al renunciar a esa cantidad de sufragios, el PAS también ponía en peligro la elección de sus candidatos a Diputado por Mayoría Relativa. Una jugada muy arriesgada.

Lo que hay que aclarar es que, de acuerdo al artículo 50 de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Sinaloa, los partidos políticos estatales, perderán su registro ante el Instituto, entre otros casos, por no haber alcanzado el tres por ciento de la votación estatal emitida en cualquiera de las elecciones.

No se consideran las elecciones municipales, solo las estatales, por lo que, logrando ese 3% en la elección de Diputaciones Locales o la gubernatura, desaparece el fantasma de la pérdida de registro ¿Duda usted que el PAS logre más del 3% en cualquiera de esas 2 elecciones? Yo no.

Mientras son peras o son manzanas, el Partido Sinaloense informó que se registraron las personas que suplirán a los candidatos de los 6 distritos locales, quedando registrados en el Distrito 05 Virginia Monreal Calvo, en el 11 David Geovany López Rivera, en el 15 Nallely del Rosario Espinoza Piña, el 16 Gerardo Valencia Guerrero, el 20 Ada Conchita Flores Díaz y en el Distrito 22 Melina Marbella Elenes Lizárraga.

Sin embargo, el PAS interpondría un recurso de reconsideración ante la Sala Superior del Tribunal Electoral, el cual se presentaría en la Sala Regional de Guadalajara. De ganar el recurso interpuesto ante la Sala Superior, todo quedaría como estaba hasta antes de la resolución del viernes 21 y los candidatos comunes PAS-MORENA volverían a esa condición. Aclarando que, aun cuando no se diera reversa al fallo, el PAS no registraría otros candidatos a las presidencias municipales de Mazatlán y Culiacán, y que se pediría el voto a favor de los candidatos registrados por MORENA.

¿En qué se basa el recurso de reconsideración?

Pues resulta que aun cuando la ley establece que los candidatos que buscan la relección, sólo pueden ser postulados por alguno de los partidos políticos que los impulsaron en la elección inmediata anterior, en ningún momento establece que, después de ser postulados por alguno de esos partidos, en estos casos MORENA, no puedan ser secundados por algún o algunos otros partidos. Y de eso hay jurisprudencia. Esto es, otros casos resueltos en ese sentido.

Así que hay que esperar lo que resuelva el Tribunal y entonces analizar las consecuencias. Como le digo, si es favorable para el PAS-MORENA, todo regresa a como estaba hace 3 días, si es contraria, el PAS irá con sus propios candidatos en esos 6 distritos y pedirán que sus militantes y simpatizantes sufraguen marcando el logotipo de MORENA en las candidaturas a las Presidencias Municipales de Culiacán y Mazatlán.

Nada más que no es tan simple. De no haber cambios, en esos 6 distritos, una boleta con marca en el logo del PAS y de MORENA, que hasta hace unos días era voto válido, hoy es voto nulo. Como el PAS no registró candidatos a las Alcaldías de Culiacán y Mazatlán, cualquiera que se equivoque y vote a su favor en esas elecciones municipales, también serán votos nulos. Los que más pierden, de no haber modificación, son los candidatos morenistas de esos 6 distritos, ya que, de entrada, se bajarían del barco los seguidores del PAS para apoyar a sus propias fórmulas.

Mientras tanto, usted evalúe y decida para que el 6 de junio acuda a la urna y sea parte de esta elección, y revise todo este enredo que se ha suscitado por causa de una de las mil y un lagunas que tiene la ley y que le ponen sabor a procesos como el que estamos viviendo en Sinaloa. Eso creo yo.

P.D. Si usted vota en el distrito local 15, le quiero pedir un gran favor. Le suplico que no vaya a votar por Onelia Uriarte Gonzalez, candidata del PES a Diputada Local por ese distrito. Tuve la muy desagradable oportunidad de conocer a esta candidata que estableció una nueva marca de lo que una persona puede ser de déspota, prepotente, corriente e ignorante. No nos merecemos, como sinaloenses, tener ese tipo de personas contaminando el Congreso. Fui testigo de cómo se ganó el desprecio de una familia que vive y vota en su distrito. Le ruego que, si lo había pensado, recapacite y vote por cualquiera de los otros 7 candidatos, no hay manera de que alguno sea peor. Nada que ver el género, el partido o cualquier otra circunstancia. Si hubiera visto y escuchado lo mismo que yo, me acompañara en esta postdata.