CON SUFRIMIENTO incluido, la décima segunda victoria de Julio Cesar Urías, alimenta el panorama, que en esta su mejor de cinco campañas, puede constituirse el mejor lanzador mexicano en una temporada, con la mayor cifra de victorias en la historia de Ligas Mayores. A sus 24 años, el zurdo de la Higuerita, sigue cincelando su propio legado.

CON MARCA de 12-3, Urías se apresta a pulverizar la foja del inmortal Oliver Pérez Martínez, que, a su paso por 19 años en la gran carpa, capitalizo su mejor récord de 15 triunfos por 10 derrotas en 2007 con Mets , que lo mantienen como el Culichi más exitoso en MLB. Tuvo otras dos buenas actuaciones. En 2008 con este mismo equipo Neoyorquino con 10-7 y la primera con Piratas en 2004 con 12-10. Globalmente posee 93 gemas.

LA SIGUIENTE parada del natural de la Higuerita, alcanzar a Teodoro Higuera, el serpentinero Sinaloense con más triunfos. El Mochiteco, tiene una campaña de 20 ganados en 1986 con Milwaukee. Al año siguiente logro otra de 18-10. En sus 9 temporadas en la gran carpa, cerro con 94-64. Sin embargo, hay otros dos aztecas, que se reparten la supremacía de más éxitos con 21. Fernando Valenzuela y Estaban Loaiza.

LA CARRERA de 17 abriles del Toro de Etchohuaquila, es harta conocida. Igualar su legado es imposible. Dentro de sus hitos, uno que está en la mira de Urías, es conquistar estos éxitos. Valenzuela, rey ganador con 173-153, se encumbro en su primera temporada con Dodgers, donde se alzó con títulos de novato del año y Cy Young. Eso nadie lo repetirá. Lo que, si puede perder, es el galardón azteca de triunfos, 21-11 en 1986. Lo mismo sucedería al Tijuanense, Esteban Loaiza, que, en 2003, en su mejor de 15 años, consiguió con Medias Blancas de Chicago, 21-9.

SACANDO cuentas alegres, al zurdo guinda, le restan alrededor de 15 salidas, si no hay imponderables. El ritmo ganador, ilusiona para alcanzar 20 o más victorias. De momento, lidera las mayores, Dodgers está bateando, es equipo ganador, el actual campeón. La prueba de apoyo, el triunfo del viernes, cuando lo respaldaron con rally de cinco en la primera entrada y a pesar del susto que recibió cuando JC Cron le conectó jonrón con casa llena, metió el brazo, colgó otros dos ceros, para salir en la sexta con el juego ganado.

SABEMOS que, en este sinuoso camino, se presentar diversas circunstancias propias del juego, salud y otras no contempladas, pero, de lo que sí estamos seguros, es que el Culichi se ha convertido en referente del 2021. Obligados a seguir cada actuación. La historia la escribe con argumentos sólidos, en aras de constituirse de los más grandes lanzadores nuestros en el mejor beisbol del mundo, las Ligas Mayores.

CON PLENA madurez, superando indiferencias de su manager Dave Robert, que no se animaba a incluirlo de abridor, dejando de lado el golpe de eliminarlo de su merecido primer juego de estrellas, Urías, callado, impone su ley ante los grandes astros de este show.