El grupo parlamentario del PRI en el Congreso del Estado propuso establecer la objeción de conciencia entre el personal médico y de enfermería, a fin de que puedan excusarse de participar en la prestación de servicios, con la excepción de aquellos casos donde se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una urgencia médica.

Al presentar la Iniciativa ante la Oficialía de partes de la XLIII Legislatura, donde se proponen adiciones a la Ley General de Salud, la Diputada Guadalupe Iribe Gascón señaló que el plazo para adecuar las Leyes estatales a la federal se venció en noviembre pasado, de allí la urgencia de aprobar, cuanto antes, estas nuevas adecuaciones.

Aclaró que esta nueva disposición, de ninguna manera representa un obstáculo para el acceso oportuno y de calidad en la atención de la salud de las personas que así lo requieran, sino solamente es un derecho reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Iribe Gascón  manifestó también la necesidad de establecer reglas para que toda institución médica cuenta con personal no objetor en todas las instalaciones de atención médica, a fin de que esta medida obedezca a una decisión individual del personal de salud involucrado en procedimientos médicos, y que la misma se ejerza de forma justificada.