El próximo 1 de octubre iniciará el periodo de 3 años de la LXIV (Sexagésima cuarta) Legislatura del Congreso del Estado de Sinaloa. Como lo comenté en una entrega anterior, 20 de los Diputados que se presenten, cuando menos hasta ese momento, serán de MORENA, 8 del PRI, 8 del PAS, 2 del PAN, 1 del MC y 1 del PT.

El Partido Sinaloense y Acción Nacional están esperando la resolución de su solicitud de revisión de la asignación de Diputados de Representación Proporcional.

En el caso del PAN, el recurso se encuentra en la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, buscando que, mediante la revisión del procedimiento se encuentre el error por ellos señalado, mismo que les daría un tercer miembro para su bancada. Confirmado por su Presidente en Sinaloa, Juan Carlos Estrada, el PAN llevará el asunto hasta la Sala Superior del Tribunal Electoral, de no resultar favorecido en la instancia situada en el Estado de Jalisco.

Por el lado del PAS la situación es similar. Su solicitud también se encuentra en la Sala Regional Guadalajara y la instrucción del Maestro Cuén es que se lleve hasta la última instancia. De resultar a favor, la Diputada Angélica Díaz regresaría al Poder Legislativo y la bancada pasaría de 8 a 9 integrantes.

Independientemente del resultado del proceso de revisión, sería inapropiado desperdiciar la experiencia y capacidad de la Diputada Angélica y, de no ser legisladora, habría que aprovecharla como parte del cuerpo de asesores, incluso como jefa del mismo, recuerde que ahora serán cuando menos 8 en el grupo. La labor realizada por ella, junto a los Licenciados Urías y Borbón, merecen ese reconocimiento.

En caso de resultar positivo para ambos institutos políticos o para alguno de los dos ¿Cuál será el Grupo Parlamentario sacrificado? Esto es ¿A qué Partido le sería descontado el o los Diputados que se asignaran al PAN o al PAS, o a ambos? Eso lo tendrá que decidir el propio tribunal.

Otra situación interesante que se presentará en la legislatura que viene es el tema de la Presidencia de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), órgano que ejerce el gobierno interior del Congreso.

El primer elemento a resaltar sobre esa presidencia es que, en esta comisión, aunque la conforman los Coordinadores de todos los Grupos Parlamentarios, el Presidente de la Mesa Directiva, los Diputados que no sean parte de algún Grupo Parlamentario y el Secretario General del Congreso, solo los Coordinadores tienen voz y voto, los demás solo acuden con voz.

Además de lo anterior, el voto es ponderado, es decir, vale lo mismo que la cantidad total de Diputados que pertenezcan a su bancada. Por lo que, hasta el momento, el voto de Feliciano Castro de MORENA valdrá 20 votos, el de Ricardo Madrid del PRI 8 votos, el de la Maestra Virgen del PAS 8 votos y 2 del PAN, que aún no deciden quien coordinará, a la espera de que sean 3 y no 2 los integrantes del Grupo.

De resultar favorable la impugnación del PAN y del PAS, estas cuentas podrían alterarse lo suficiente como para que el voto de MORENA no sea definitivo en la JUCOPO, eso se verá.

Siguiendo con el tema de la JUCOPO, la presidencia de la misma, de acuerdo con el Artículo 57 de la Ley Orgánica del Congreso de Sinaloa, si alguno de los partidos contara con la mitad más uno del total de los Diputados que integran la Legislatura, este presidiría la Junta los tres años de ejercicio constitucional.

Hasta el día de hoy no hay ningún partido que cuente con la mitad más uno de los Diputados que integrarán la LXIV Legislatura, además, están las solicitudes de revisión, de las que ya le hice mención, pero también me han comentado que MORENA se alista para ejecutar un “chenelazo”.

Tal como sucedió en la actual Legislatura, al reducir a tres la bancada del PT, habiendo llegado con cinco, y absorbiendo al Grupo Parlamentario del PES, que llegó también con cinco y terminó con uno que a fin de cuentas fue sin partido, al parecer los morenistas tienen la intención de atraer cuando menos uno, aunque me han llegado a mencionar a tres, con la intención de conformar esa mayoría que les daría el control del Congreso por los 3 años, pues presidirían la JUCOPO y su voto ponderado sería de mayoría absoluta. Habrá que ver si lo logran y cuáles son las consecuencias.

Si se atrevieran a “jalar” a Diputados del PAS se estarían complicando todo el periodo legislativo, además del sexenio. El Maestro Cuén Ojeda no está jugando al partidito y no tendría por qué tolerar la traición. Claro ha quedado que no se detiene para manifestarse ante lo que considera incorrecto y muestra clara de ello es su firme postura en contra del regreso a clases presenciales, a pesar de que el Gobernador Quirino Ordaz y sus funcionarios se han inclinado obediente y sumisamente ante la “orden” presidencial de regresar “llueve, truene o relampaguee”.

Al declarar que sería un irresponsable, como profesional de la salud, al no decir lo que realmente está sucediendo en cuanto a la forma como los 3 niveles de Gobierno están enfrentando la pandemia, queda claro que no se detendrá para denunciar alguna traición que se fragüe en el Congreso.

Sería completamente innecesario que los morenistas se compliquen de tal manera la existencia ya que, aunque la misma Ley Orgánica establece que, si ningún partido cumple con tener la mitad más uno del total de los Diputados, se rotaría la presidencia de la JUCOPO entre los Grupos Parlamentarios de acuerdo a la posición en que se ubiquen considerando la cantidad de Diputados que lo integren, la otra regla que aplica para la designación de la Presidencia de la JUCOPO, es la necesidad de tener cuando menos el 25% de la cantidad total de Diputados que conforman el Congreso, eso es 10.

Aún tengo muy presente el momento en el que la bancada del PRI propuso y aprobó, siendo mayoría, la modificación al artículo 57 fracción 2 de la Ley Orgánica del Congreso, para aumentar el requisito de 20 a 25 %. En su momento lo critiqué y comenté que se ponían la soga al cuello creyendo que nunca dejarían de ser mayoría ni llegarían a tener menos de 10 Diputados. Pues les volvió a pasar.

De la misma forma como en la LXIII Legislatura, en el nuevo Congreso, MORENA presidirá la JUCOPO los 3 años. Tanto el PRI como el PAS quedan fuera de una posible rotación gracias a ese aumento de porcentaje que, de no haberse modificado, tendría al PRI presidiendo el segundo año y al PAS el tercero.

Ya solo falta poco más de mes y medio para que inicien las labores del nuevo Congreso de Sinaloa y será en las primeras 2 semanas cuando nos demos cuenta de qué tan sólida está la alianza que arrasó en la pasada elección del 6 de junio, en particular si los morenistas continúan con su arrogancia o si ahora sí llegan con la convicción de trabajar en equipo, más allá de lo que se dicte desde Palacio Nacional en las mañaneras y que, hasta hoy, han defendido a capa y espada, por más alejado que esté de la realidad de los sinaloenses. Eso creo yo.