Durante la segunda parte de la década de los noventas, la segunda base de los Tomateros de Culiacán tuvo un dueño absoluto: Everardo Magallanes Espinoza.

Hoy Ever trabaja en ligas menores para la organización de los Chicago White Sox, pero recuerda con gran significado, su paso con los guindas: “jugué 16 años en total en la Liga (Mexicana del Pacífico) y mis mejores años fueron con los Tomateros, afirmó en entrevista.

“En todos los aspectos, en las amistades que hice con los compañeros de equipo, con los directivos, con la gente, la gente sobre todo, en Culiacán. Fueron los mejores años. Aparte que ganamos y tuvimos varios campeonatos, gracias a Dios”, agregó.

Magallanes jugó seis temporadas para los Tomateros, en el periodo que comprendió 1995 hasta el año 2000. Participó en 286 juegos, con .276 de promedio y 111 CI. Fue miembro de dos equipos campeones, el de 1996 y 1997.

Las Series del Caribe fueron su escenario estelar. Como tomatero fue parte del equipo campeón de 1996 y subcampeón durante 1997. En ambas ocasiones fue el segunda base del equipo Todos Estrellas.

Recientemente, Ever recibió el llamado para otro conjunto estelar: el de las Futuras Estrellas de MLB. “Me habló Jim Thome y me djio: Ever voy a ser mánager del equipo del futuro, de la Liga Americana, quisiera que fueras mi coach de tercera base. Le dije: Jimmy me siento increíblemente honrado de que hayas pensado en mí y claro que sí, voy a estar ahí para apoyarte en cada cosa que necesites”, nos dijo vía telefónica.

Pero el momento más alto de su carrera, llegó en 2017, en una llamada que le recordó su arribo a las Ligas Mayores de Béisbol. El emisor era Buddy Bell, quien le informaba que Rich Rentería lo requería como sustituto del coach de tercera base, Nick Capra.

“Fueron cuatro semanas en total, que estuve allá de coach de tercera base, que fueron la verdad cuatro semanas increíbles, aprendí mucho. Fue una experiencia que nunca voy a olvidar y que me va a servir para un futuro”, aseguró sobre esa vivencia.

Lo mejor para Ever, fue que pudo trabajar en el cuerpo técnico de uno de sus mejores ejemplos entre los mánagers, el mexicano Rich Rentería. Nuestro orgullo guinda, ya había compartido experiencia previa con el dirigente de White Sox, en el Clásico Mundial 2013.

“Es un hombre súper inteligente, en cuestión de manejar la prensa, saca el máximo al pelotero, manejar el pitcheo y muy inteligente en jugadas, en todo el aspecto que es de béisbol”, dijo sobre Rentería.

Magallanes se pone como meta algún día dar el salto de manera permanente a las Ligas Mayores. También asegura que ha tenido acercamientos con equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) para regresar, pero el deseo por mantenerse cerca de la familia se lo impide.

Sin embargo, su cariño por los Tomateros, eventualmente lo podría hacer cambiar de opinión: “en dado caso, en algún momento que salga una oportunidad buena, igual con los Tomateros, qué más quisiera. Con Tomateros sí lo consideraría”.