Para el mánager Benjamín Gil, la organización guinda dirige su camino hacia el objetivo que los obliga todas las temporadas: el campeonato.

Tras el más reciente Draft, Gil mostró la satisfacción por lo que se obtuvo, así como por los movimientos hechos previamente, diseñados para darle mayor profundidad a la novena.

“El Matador” además, reveló progreso con respecto a la contratación de extranjeros: “en cuanto a los extranjeros ahí la llevamos, hay muy buenos candidatos, muy buenas opciones para formar un roster con el cual aspiramos lograr el doceavo campeonato”, agregó.

Durante el más reciente Draft de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), los Tomateros eligieron a Mateo, hijo del mánager guinda, en la segunda ronda.

Benjamín sabe que su primogénito, entiende el nivel de exigencia que implica ser miembro de la organización: “le tocó escuchar a veces cómo gritaban (los aficionados). Él (Mateo) siempre se mantiene muy enfocado en el juego y no pone mucha atención en las pocas ocasiones que le han gritado cosas”, finalizó.